Soy nariñense - Combo de las estrellas
00:00 / 00:00
  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • White YouTube Icon

Obra Literaria

HABLAN LOS ESCRITORES Y CRÍTICOS LITERARIOS

Son historias trágicas que van formando un mundo imaginario, una Santa Elena de Valdivia, símbolo de la Colombia anclada en la violencia y el atraso. Un espacio tan real que aspira a convertirse en retrato de una de las caras del país caribeño.

Arturo García Ramos, Diario ABC de Madrid

 

En general, la prosa de Arciniegas observa una tendencia hacia un barroquismo trufado aquí y allá de toques líricos, una prosa rica que a menudo se impone al hilo conductor del relato... La penetración psicológica y la capacidad para delimitar en pocas líneas tanto el ambiente, como los personajes, facilitan la identificación del lector con las peripecias que nos narra.

Vicent Usó, Revista Letras Valencianas

 

La calidad literaria de Albeiro Arciniegas y los temas que desarrolla en su obra logran borrar las fronteras del tiempo y los límites del espacio. Aunque narrador desde lo regional, este autor accede a las entrañas del hombre, a lo universal del ser humano. Por tanto, así como su obra ha sido reconocida internacionalmente, debe ser conocida en el ámbito literario colombiano.

                                                         Paola Margarita Estrella,

Ensayos críticos sobre cuento colombiano del siglo XX,

Universidad de Los Andes

 

Albeiro Arciniegas no ha cogido el fusil que muchos de sus coetáneos han tenido que empuñar. Albeiro, por el contrario, ha tomado el pincel de su inmensa capacidad narrativa para organizar un vibrante y variopinto mosaico de acuarelas sobre las mujeres bonitas y los hombres malos, los problemas de ayer y las angustias de hoy y convertirlo todo en un libro de cuentos.

 

Lo hace con maestría de difusor mayor de las letras en las frías tierras nariñenses. Lo hace con ilusión de escritor novato. Lo hace con destellos de narrador experimentado. Sus pinceladas suben y bajan en sinfonía de colores. Sus personajes son tan malevos como angelicales. Son tan brillantes como claroscuros. Son tan atronadores como silenciosos.

 

La lectura de estos cuentos, entonces, puede sorprender a más de uno. A quienes conocemos desde hace años la madera de la que está hecho Albeiro Arciniegas no es más que la confirmación macanuda de que las esperanzas que en él pusimos antaño siguen latentes: Que hay quien cuente…

Gustavo Álvarez Gardeazábal

Escritor

Es un buen libro este de Arciniegas; yo pienso que enriquece la bibliografía colombiana y que sin duda es el preludio de una buena cosecha, porque en el narrador hay garra, oficio, estilo personal, y el ingrediente más importante: la imaginación que, una vez desatada, es un vuelo que no se detiene. Albeiro Arciniegas, como todos los verdaderos narradores, ha entendido que un libro es un testimonio y que de alguna forma justifica el paso de su autor por esta tierra donde, salvo las creaciones del arte, todo lo demás es perecedero y avanza hacia los oscuros salones del olvido.

 

Fernando Soto Aparicio

Escritor